CPA FERRERE abordó el impacto de la revolución digital en el mundo financiero

La firma organizó un evento para analizar los desafíos que surgen en los equipos financieros en la era digital y mostrar soluciones tecnológicas.

El modelo de negocio tradicional y las organizaciones han experimentado serias transformaciones a partir de las nuevas tecnologías. Para explicar cómo adaptarse a los cambios y cuáles son algunas de las herramientas más recientes que facilitan las tareas de los equipos financieros, se realizó una presentación a cargo del socio de CPA FERRERE, Bruno Gili, y del gerente comercial de Quanam y especialista en soluciones de Planificación Financiera, Ariel Carámbula.

Según explicó Gili, existen cinco factores que facilitaron la revolución digital del siglo XXI: la introducción de Internet, que ha permitido el trabajo en red; el uso de sensores para producir información; la nube, que ha conseguido que la capacidad de almacenamiento de información no tenga límite y su costo sea cada vez menor; los circuitos, cada vez más avanzados y disponibles para las personas a través de distintos dispositivos, y los software, que han pasado de ser una mera expresión de reglas más o menos automatizadas a tener inteligencia interna, a tener la capacidad de tomar decisiones y construir algoritmos decisionales que hacen que se ejecuten acciones.

Estos factores facilitan el desarrollo de una gran cantidad de tecnologías, como el Internet de las cosas, la robótica, la Inteligencia Artificial, los macrodatos o también llamados Big Data Analytics, las API´s para construir redes más potentes, los Blockchain, el aprendizaje automatizado (Machine Learning) y el Cloud Computing. “Todo esto nos está interpelando a repensar nuestras organizaciones. Si quiero una organización que tienda a transformarse de analógica a digital o crear una nueva digital directamente”, señaló Gili.

Por otra parte, el socio de CPA FERRERE describió algunos de los elementos que caracterizan a la economía actual y mencionó el conocimiento y la información, la capacidad de competir y colaborar y la globalización en sus diversos aspectos, como los bienes, el comercio y los servicios, el mundo de la digitalización y el flujo de personas.

Teniendo en cuenta este contexto y la incertidumbre que se ha generado porque la velocidad con la que avanza la tecnología ha superado a la humanidad, Gili consideró que el modelo de gestión financiera tradicional se vuelve obsoleto frente a la volatilidad. “Los factores están interpelando a las gerencias financieras sobre cómo trabajamos respecto a nuestro rol en la organización. Por lo tanto, las gerencias de finanzas de las empresas tienen un rol clave en la implementación de las tecnologías de gestión”, apuntó.

Pensando en los desafíos y en el escenario planteado por Gili, Carámbula presentó un producto de IBM Analytics, que representa una solución tecnológica a la planificación financiera porque contempla un conjunto de necesidades comunes a la hora de armar un presupuesto o resolver determinados problemas.

El principal objetivo de esta herramienta es lograr que el área financiera no “llegue tarde” para tomar decisiones o generar reportes analíticos por no contar con sus presupuestos o informes de estado financiero de forma oportuna. “La solución permite que el CFO se dedique a la estrategia”, destacó Carámbula.