MAM: “Nuestro concepto muy claro es que esto es un Mercado”

Entrevista: María Elisa Areán, directora del MAM

Se cumplieron cinco años desde la inauguración del nuevo Mercado Agrícola, lo que fue festejado a lo largo de este 2018 con diferentes iniciativas, tanto comerciales, como con los vecinos. Junto a la directora del MAM recorrimos estos cinco años, el presente y el futuro de un gran espacio recuperado para los montevideanos y los turistas que está en constante crecimieto.

“Lo que se ha logrado en estos cinco años es que el Mercado se consolidara, el proyecto como tal, es municipal, con participación de varias patas, el noventa por ciento de todo el proyecto económicamente, lo desarrolla la Intendencia de Montevideo, cuando en sus orígenes en el 2010 lo planifican y en el 2013 comienza la nueva etapa luego de la remodelación.

Del 2010 al 2013 se desarrolla una serie de integración, tanto de los vecinos organizados como de la organización civil, la parroquia del barrio, todos con sus puntos de vista, obviamente que también el ámbito político; porque se lleva adelante por un plan director en donde se plasma el fin del proyecto, el que se decide que será para revitalizar el barrio.
Pero a su vez que tuviera varias puntos, una el comercial, porque el Mercado siempre fue mercado, no tuvo otra actividad, si cambio de la venta mayorista a ser un mercado minorista.

Era el fin comercial, para que toda la parte empresarial tuviera un interés de desarrollo, luego la integración social, que el Mercado por si mismo la genera, en el barrio, en la zona, en la ciudad y a su vez en el país, porque se ha dado que vayan y vengan actividades de un lado hacia el otro, con mucho interés y respeto de los departamentos más alejados; los que vienen a presentar una actividad de temporada o cultural aquí, donde encuentran un escenario que siempre lo tienen a la orden para hacerse conocer.

Por lo tanto ahí también existe una interacción a nivel de Montevideo con otras ciudades del interior en donde se genera una sinergia de buena gobernabilidad por así decir.
A su vez, tenemos la parte cultural, que es netamente paga por el Mercado Agrícola, no hemos tenido en los últimos tiempos espectáculos de nivel internacional, hubo un solo caso, a principios del 2014, donde se declaró ciudadano ilustre a un cantante argentino y este año pasó por acá por una nota musical, y terminó haciendo algunas canciones de su repertorio Lorca, que venía de España y que estaba haciendo una gira por todo el país.

El resto fueron todos artistas nacionales y en todos sus rubros, han pasado la murga, el canto popular, el humor, un stand up, una pequeña obra de teatro de dos o tres actores.

Nuestro escenario tiene ciertas limitaciones por un tema de la acústica, del espacio, de lo que se puede trabajar como escenografía, pero este es uno de los items que nosotros consideramos que le podemos aportar socialmente al barrio y a quien venga de más allá del barrio, fundamentalmente también a la cultura desde un lugar muy modesto, en lo que es contribuir con un espectáculo totalmente gratuito una vez a la semana que son los días jueves”.

– Pero además se le ha cambiado la cara al barrio
“Nosotros perdemos un poco la objetividad, porque no te olvides que estamos administrando un espacio que tiene una manzana, en ese espacio que más allá de estar ocupado por empresas privadas y locales de organizaciones de organismos públicos, siempre surgen problemas, no podemos descartar y dejar de reconocer que estamos ocupando un lugar que tiene más de cien años. Donde siempre hay algún inconveniente, porque se puede romper una galería, se desprende un revoque o algo así, más allá del natural mantenimiento que nosotros le hacemos, pero sin olvidarse que es un edificio centenario, con la importancia y la relevancia que significa ser un edificio histórico patrimonial.

Todo eso en conjunto hace que le haya cambiado la cara al barrio, donde genera un atractivo para el extranjero, a no ser en la temporada de cruceros o de grandes vacaciones, siempre hay algún turista paseando o recorriendo que vienen por su propia cuenta.

También tenés el turismo interno que se da una vuelta por el mercado, a su vez somos la parada cuatro del Bus Turístico, por lo que tenemos permanentemente visitas de gente que no es lugareña.

El hecho de recuperar un edificio que estaba totalmente destruido, que llevó un largo proceso, porque fueron muchos años en anteriores administraciones, donde hubo que contemplar muchas cosas, y se han logrado casi todas. Que la gente volviera al barrio, no se si los mismos que en algún momento se fueron en su totalidad, pero si parte de ellos, otros que recuperaron el valor de una propiedad, que en determinado momento valió cero o muy poco, las empresas que habían apostado a construir algunos complejos de vivienda o edificios como el que está acá enfrente, que estuvo parado un buen tiempo, donde en una época estuvo Alpargatas, la empresa que lo inició lo dejó, no es la misma que lo culminó, por lo que es claro que en ese interín hubo un desfasaje comercial en esa construcción.

Pero a su vez la seguridad que se le da al barrio con respecto a que hay mucha gente circulando, hay más vehículos que están en la vuelta, tenemos dos universidades que están muy cerca…”

-La plaza…
“Bueno la plaza no sólo fue un gran tributo a Pepe D’Elia, sino que una gran contribución, porque lo había más cercano, a no ser la plaza de deportes número 2, que también tiene un cierto deterioro y que prontamente se encarará su mejoramiento, lo más cercano es el Palacio Legislativo con la plaza 1° de mayo. Por eso hacia este lado, esta plaza contribuyó con su cancha de básquetbol, un lugar para que los chicos anden en bicicleta, en patineta, jueguen a la pelota, más allá que el área verde no es lo suficiente para fomentar otras actividades, pero si claro que lo cambió.

La cercanía con la parte comercial de las calles Justicia y Arenal Grande hizo que se expandiera hacia varios lugares, hace unos años hablábamos de que eran siete u ocho cuadras, ahora es mucho más que eso, y además de todo eso, la calle General Flores que había caído en decadencia, con muchos locales comerciales de excelente ubicación que teniendo todos los servicios estaban abandonados o muy difíciles de alquilar, los mirás y ahora están casi todos arrendados, hasta un remodelado bar de antaño que hoy por hoy está reluciente con un aggiornamiento más hacia el 2018, en donde se congregan otro tipos de edades, más juventud, con otro tipo de comidas, dejando de ser el típico bar de barrio que era.

Entonces a mi me parece que si bien no se ha logrado él objetivo final, porque uno siempre quiere más, y cuando llega a un objetivo inmediatamente se propone otro, se ha contribuido muchísimo al barrio y al propio mercado al consolidar económicamente a cada uno de los empresarios, por cuenta de ellos mismos, pero también con una sinergia que se genera desde aquí de la administración del mercado, tratando de empujar y a veces con alguna contribución diciendo que un cartel quedaría mejor puesto de tal o cual manera, o esto habría que promocionarlo más porque está escondido, de repente son pequeñas cosas porque nosotros no tenemos incidencia, ni somos reguladores de ningún tipo de lo que ellos tienen, ni en precio, ni en calidad ni nada, el mérito es totalmente del comerciante. Si tienen precios acordes y son competitivos con el resto del mercado en general, conseguir buena mercadería, buenos precios y presentarlo de buena manera, todo es por lo que ellos hacen.

Pero a veces en la convivencia se genera ese intercambio y cuando vemos alguna cosa, nos permitimos entrar en ese tipo de comentarios”.

-¿Cuanta gente pasa por el mercado?
“Pasa mucha gente, pero queremos dar un número más serio sobre fin de año, porque hicimos un cambio en la forma de medir, con una nueva tecnología, donde puede llegar a haber una variante, no muy significativa, pero si más real.

Me arriesgaría a decir que se sigue manteniendo ese número cercano a los ocho mil y pico de visitantes diarios, pero que fundamentalmente eso también oscila en función de lo que son las fechas icónicas, las épocas de los cruceros, las vacaciones, sobre todo las especiales como las de invierno, esto se llena de niños, igual que en setiembre, hay fechas diferentes que hacen que el mercado se desborde, colas para almorzar hasta las cuatro de la tarde, un día del padre, la madre o un domingo especial, fundamentalmente en invierno, donde uno muchas veces tiene lugares más limitados a donde ir. Y no hay que sacarle mérito a que es un mercado.

El concepto mercado es lo que nosotros tenemos en nuestro objetivo, en letra grande, mayúscula, en negrita y subrayado ESTO ES UN MERCADO, por lo que significa, por la interacción que existe entre las personas del comercio, pero fundamentalmente por lo que se genera cuando desde acá ves esa integración social.

“El hecho de recuperar un edificio que estaba totalmente destruido, llevó un largo proceso, porque fueron muchos años en anteriores administraciones, donde hubo que contemplar muchas cosas, y se han logrado casi todas.”

Cuando se hace la comparación con el mercado externo, te encontrás con ofertas tanto en precio como en calidad, en presentación y en atención, muy superior a lo que es cualquier feria vecinal, eso agregado al plus que estás acá adentro, que estacionas en las inmediaciones, que tenés vigilancia, un sanitario donde se puede ir cómodamente, refrigerado, techado, da otras posibilidades que te hacen elegirlo.

Si lo comparás con otros tipos de propuestas comerciales, como puede ser una gran superficie, obviamente la propuesta es totalmente distinta.

No se le puede comparar con otro mercado, porque no hay algo con esta infraestructura, con esta envergadura, una propuesta cultural, social, económica que desde el inicio es de empuje municipal como veníamos hablando y no se si hay otro.

Si hemos recibido inquietudes de otras intendencias, donde vinieron a pedirnos información, porque obviamente es algo que llama la atención, un lugar donde pueden convivir tantos actores juntos, y porque generalmente no está asociado a lo cotidiano un proyecto donde lo comercial privado conviva con lo público. Acá está la prueba de que si se puede fundamentalmente cuando existe un voluntad política importante; no está mal visto que el desarrollo económico se promueva desde la Intendencia de Montevideo, porque es una parte más del interés que debe tener el gobierno departamental.

Justamente en estos días tuvimos la inauguración de un local de artesanos que promueven cosas de muy buena calidad, productos que comienzan a aparecer en grandes firmas de Montevideo, que seguramente aquí lo van a adquirir sin ningún intermediario, son los propios artesanos los que los van a comercializar, a través de Anmypes. Comenzaron diecisiete de ellos, donde el souvenir decía lo soñamos y lo logramos, es una puerta nueva que se les abrió en un lugar que en determinado momento lo veían muy lejano, y hoy por hoy se encuentran en una vidriera muy buena y destacada, en un pasillo donde está toda el área de servicios, con productos que realmente son muy lindos”.

– Hoy hablaba de el tema espectáculos y en menos de cuatro meses pasaron cuatro murgas, de hecho ahora estarán los viejos integrantes de Falta y Resto, pero hay un proyecto importante por delante.
“Si un espectáculo más grande de lo habitual, con un poco más de duración, y si el tiempo lo permite la idea es hacerlo el jueves 20 de diciembre en el estacionamiento, cortar la calle, un escenario más grande, con más de un actor o cantante, para despedir un 2018 en el que terminamos de festejar los cinco años del MAM, en lo que para nosotros fue un mojón después de la reapertura del mercado.

“A su vez, tenemos la parte cultural, que es netamente paga por el Mercado Agrícola, en su mayoría artistas nacionales y en todos sus rubros, han pasado la murga, el canto popular, el humor, un stand up, una pequeña obra de teatro de dos o tres actores. Para nosotros es un aporte desde un escenario muy modesto.”

El año pasado lanzamos el espectáculo para los sentidos, pero entendíamos que el concepto debía afianzarse; cada una de las palabras que trasmite, incluso en el video institucional, había que vivirlo, como un año no dio, hoy lo podemos ver en la decoración, con cada uno de los mensajes: saborear, compartir, aplaudir, tocar, mirar, probar, eso es lo que nosotros queremos que la gente logre cuando viene al mercado, desarrollar los sentidos”.

– ¿Y de acá para adelante?
“El primer objetivo es mantener el concepto Mercado para que no se pierda, que los empresarios se puedan seguir desarrollando, porque el crecimiento de ellos es el crecimiento del MAM.

El mes pasado en una reunión de trabajo con quienes manejan los números, se estableció un crecimiento del diez por ciento con relación al mismo mes del año pasado, no están los números definitivos y como dijimos falta una parte importante del año, pero es un crecimiento trascendente o al menos destacado. Años donde nos hacen cosquillas las situaciones internacionales que nos rodean, no es que nos desestabilicen, pero se sienten.

Ese diez por ciento es bastante alentador, recordando el final del año pasado, que crecimos promedialmente con el año anterior un dieciocho por ciento. Esto es un diez más por encima de eso. Esto habla de un crecimiento sostenido, habiendo cambios y una variante poblacional, es importante”.

-¿Hay mucha variante poblacional en el Mercado?
“El quinto año fue mojón también para esto, ya que es un año de vencimientos y renovación de contratos de muchas empresas, es lo natural. Es el momento en el que el empresario valora si su emprendimiento le sirve, si lo puede mejorar o hacer prosperar con alguna reconversión, si quiere permanecer o no, o alguna otra posibilidad que siempre está en manos de ellos.

Hubo una muy baja movilidad, sólo dos comercios puntuales debieron abandonar el mercado por temas judiciales, que es lo que pasa normalmente en cualquier otro ámbito, y otro empresario que prefirió mantenerse en otra órbita de su rama de trabajo, el resto se mantiene, con la salvedad que otros se movieron dentro del mercado de un local a otro y hubo ingresos como lo que contaba de Amype.

Están lo que estaban desde antes de abrir el mercado, como Bianco, el café del mercado con la familia Telis y la quesería de Cabrera, después si están los que entraron en el 2013, porque esto da un desfasaje en las fechas contractuales, pero después vinieron los que se fueron incorporando después del 2013 a raíz de la rotación que se generó. Recordemos que cuando se abrieron las puertas del mercado hubo mucha incertidumbre, no todos querían arriesgar, el barrio no había cambiado hasta allí, y no hay gran empresario que le guste perder y un mediano y un pequeño empresario ponen en juego todo lo que tienen, por eso en aquel momento lo que se hacía era invitar a participar, a probar suerte y que se animaran.

Entre todos, con el esfuerzo, la impronta y la grandísima ayuda de la Intendencia de Montevideo, que un principio subsidió los gastos comunes operativos en un noventa por ciento a cada uno de los empresarios. Bajando el porcentaje año a año hasta el 2020.

Lo que si está claro es que la Intendencia propicia emprendimientos que quizás en otros lados no se puedan dar de esta manera.

ENCUENTRA ESTA ENTREVISTA EN LA EDICIÓN 40 DE NUESTRA REVISTA