Cimientos reunió a entidades públicas y privadas que trabajan para mejorar la educación en La Teja y Villa García

Con el propósito de compartir experiencias y generar sinergias, la Fundación Cimientos organizó la instancia “Tejiendo redes, encuentro educativo”, un evento que reunió por primera vez a integrantes de todos las entidades que trabajan en el ámbito de la enseñanza en las zonas de La Teja y Villa García. La actividad contó con el aval del Consejo de Educación Secundaria (CES), así como del apoyo del Aeropuerto de Carrasco.

El encuentro contó con la participación destacada de la directora general del CES, Prof. Celsa Puente, quien afirmó que el sector educativo uruguayo necesita “salir de los discursos para pasar a las acciones” y resaltó el aporte realizado por la Fundación Cimientos para generar un espacio de coordinación e inclusión educativa. “Debemos superar la desconfianza interinstitucional y trabajar desde la generosidad para conseguir que los chicos más desfavorecidos permanezcan en los ámbitos de estudio sin estrés ni tensión”, sostuvo la jerarca.

Valeria Píriz, Directora de la Fundación Cimientos, explicó que el encuentro fue organizado para generar sinergias entre representantes del Estado, la sociedad civil y las empresas que trabajan con un objetivo común: mejorar la educación en Uruguay y, en particular, en los barrios La Teja y Villa García. “El intercambio fue muy enriquecedor y nos dejó muchas enseñanzas. Además, dejó abierta la posibilidad de avanzar en aspectos clave como la optimización de los recursos que se destinan para alcanzar las distintos metas que nos planteamos. Asimismo, planificar acciones concretas como Red que redunden en beneficios para nuestros jóvenes”, afirmó Píriz.

El encuentro reunió a representantes de los liceos Nº 22 y Nº 52, Jóvenes en Red La Teja, el Aula comunitaria 14, el Centro Juvenil Tortuga Cuadrada, el Centro Educativo comunitario (CEC) La Teja, las Fundaciones Cimientos y Salir Adelante y la organización Enseña Uruguay.

La Fundación Cimientos, que nació en Argentina y que está presente en Uruguay desde 2012, es una organización de la sociedad civil que trabaja para que jóvenes provenientes de hogares socialmente vulnerables cuenten con el apoyo complementario para finalizar el ciclo básico de la educación secundaria, ampliando sus oportunidades de crecimiento personal y profesional en el futuro. A nivel local, sus acciones se orientan a respaldar a estudiantes que asisten a los liceos Nº 22 y Nº 52.