Experto argentino destacó la importancia de los corredores rurales para favorecer la polinización

El ingeniero agrónomo Santiago Poggio, investigador del CONICET, visitó Montevideo invitado por Syngenta, para disertar en la conferencia “Bondades de la polinización en la agricultura y buenas prácticas”.

En los corredores rurales se crean los entornos más proclives para el asentamiento de especies que mejoran la polinización en los cultivos, haciendo que el rendimiento de estos mejore en calidad, cantidad y rentabilidad, destacó el ingeniero agrónomo Santiago Poggio, investigador del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) de Argentina. Con el desarrollo de este tipo de espacios, destacó el experto, “se reducen notoriamente los costos asociados a servicios de polinización, y aumenta la biodiversidad en los campos y la sustentabilidad de los cultivos que requieren polinización de largo plazo por parte de los insectos”.

Poggio, quien además es docente de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires, visitó Montevideo invitado por la empresa Syngenta, para exponer en la conferencia “Bondades de la polinización en la agricultura y buenas prácticas”, organizada por la Cámara de Comercio de Productos Agroquímicos, la Comisión Honoraria de Desarrollo Apícola, la Sociedad Apícola Uruguaya y la Asociación de Exportadores de Miel.

Durante su presentación, explicó que en los corredores, franjas de vegetación generalmente angostas ubicadas a los costados de rutas y caminos vecinales, se proveen recursos y condiciones ambientales que afectan directa o indirectamente la abundancia y la diversidad de los insectos polinizadores. También indicó que se trata de espacios donde también es necesario prevenir y controlar la dispersión y asentamiento de malezas o plagas.

Asimismo, Poggio enumeró algunas pautas para planificar el manejo de los corredores rurales. En este sentido, recomendó realizar investigaciones que permitan recabar información sobre estos lugares, y promover instancias de educación y capacitación para generar conciencia acerca de su importancia, tanto en ámbitos urbanos como rurales, y para formar recursos humanos capaces de manejarlos, monitorearlos e inspeccionarlos. 

Otro aspecto que resaltó fue la necesidad de diseñar herramientas institucionales que articulen los intereses de diversos actores relacionados con los corredores rurales, como asociaciones de agricultores, organismos de vialidad nacionales y departamentales, y responsables de áreas protegidas, entre otros.

En su presentación, el especialista argentino también se refirió al programa Operation Pollinator, impulsado por Syngenta con el objetivo de aumentar la abundancia de polinizadores en paisajes agrícolas, evaluando distintos manejos de la vegetación espontánea, con predominancia de especies florales.

Con ese propósito, el programa cuenta con la estación experimental Santa Isabel, localizada en la provincia de La Pampa, donde integrantes de Syngenta, el Conicet y la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires trabajan en el desarrollo de iniciativas que fomenten el manejo de la vegetación espontánea en los corredores rurales para crear paisajes multifuncionales.

Poggio contó que en la estación se llevó a cabo recientemente un proyecto, a partir de la delimitación de seis parcelas reservadas para el crecimiento de la vegetación de manera espontánea, cuyos resultados mostraron que “la riqueza de las especies de plantas entomófilas aumentó, así como lo hicieron en abundancia y riqueza los agentes polinizadores”.

Además, comentó que las áreas reservadas se constituyeron en “ambientes propicios para pequeños mamíferos y aves, y también para reducir la erosión del suelo y proteger los recursos hídricos”.

La implementación del programa Operation Pollinator se enmarca dentro de la plataforma The Good Growth Plan, que refleja el compromiso de Syngenta con la realización de contribuciones sustentables y medibles en seis aspectos: hacer cultivos más eficientes, recuperar más tierras para cultivos, ayudar a que la biodiversidad florezca, fortalecer a los pequeños productores, ayudar a las personas a mantenerse seguras y cuidar de cada trabajador.